image_pdfimage_print

Hoy os traigo un plato de cuchara muy rico y nutritivo,el clásico potaje de garbanzos con acelgas, ideal para los meses más fríos del año y para los amantes de las legumbres.

Este plato es una fuente de proteínas vegetales y rico en minerales y vitaminas. Combinándolo con algún cereal, como pan integral o arroz tenemos una comida saludable, nutritiva y equilibrada.

Instrucciones

0/0 Pasos realizados
  1. Lavamos los garbanzos en agua caliente para quitar las impurezas que pueda tener.
  2. Retiramos el agua y llenamos nuevamente con agua caliente hasta el doble de altura de los garbanzos. Dejamos reposar 12 horas.
  3. Ponemos  agua suficiente para cubrir los garbanzos en una olla exprés con una pizca de sal y calentamos. Agregamos los garbanzos cuando esté hirviendo.
  4. Cerramos la olla exprés y dejamos cocinar según indicaciones del paquete, en mi caso 45-50 minutos.
  5. Mientras los garbanzos están cociendo vamos laminando los dientes de ajo y triturando el tomate en caso de no tenerlo.
  6. Las acelgas frescas deben separarse en hojas (verde) y pencas (troncos blancos) puesto que el tiempo de cocción de cada uno es diferente. Las cortaremos en trozos pequeños y reservaremos. (Si usamos acelgas congeladas este paso no es necesario).
  7. Ponemos a calentar un par de cucharadas de aceite en una sartén y dejamos dorar el ajo por 5 minutos.
  8. Cuando el ajo esté bien dorado incorporamos el pimentón dulce, damos una vuelta e incorporamos el tomate triturado.
  9. Incorporamos las pencas troceadas a la sartén y rehogamos un par de minutos, a continuación incorporamos agua hasta casi cubrir y dejamos cocer a fuego medio por 15 minutos.
  10. Pasados los 15 minutos incorporamos las hojas troceadas, removemos y dejamos cocer por otros 5 minutos más. Nos debería quedar un poco espesa la salsa. (Si nos ha quedado demasiado líquida podemos machacar unos cuantos garbanzos, un trozo de patata cocida, agregar pan rallado, harina de maíz o separar el líquido y dejar cocer aparte hasta obtener la consistencia deseada).
  11. Agregamos los garbanzos escurridos a la sartén, echamos sal y comino al gusto y rehogamos unos minutos para integrar todos los sabores.
  12. Servimos.

 

Consejos

  • Si no tenemos o no queremos usar olla exprés, podemos cocer los garbanzos en una cazuela, ajustando el tiempo.
  • Los garbanzos es mejor ponerlos en agua caliente tanto en el remojo como en la cocción para evitar los cambios bruscos de temperatura y asegurarnos que queden más blandos y tiernos.
  • Las acelgas podemos usarlas tanto congeladas como frescas, ajustando el tiempo de cocción.
  • Los garbanzos pueden ser de bote, haciéndola una receta rápida y nutritiva.
  • Podemos agregar otras verduras y hortalizas al gusto, como pimiento verde, cebolla, patata o calabacín.
  • La preparación se puede congelar, nos durará un par de meses en el congelador.
  • Podéis agregar pimentón, sal y comino al gusto de cada uno e ir probando diferentes cantidades hasta dar con la combinación perfecta de sabores.

 

¿Te ha gustado está receta? Ayúdanos compartiéndola en tus redes sociales.