La mermelada rápida de frambuesa es la opción perfecta para cuando no tienes mucho tiempo para hacer un desayuno pero quieres comer algo rico y fácil.

Todas las mermeladas suelen llevar azúcar en su composición, que les da dulzor y espesor a la mezcla final, pero hacen que no sea una opción muy saludable por su alto contenido en azúcares añadidos. Las mermeladas caseras permiten sustituir el azúcar por endulzantes naturales, como la estevia, rebajando su carga calorífica.

En esta ocasión os traigo una mermelada de frambuesas, pero podéis sustituirlas por cualquier otra fruta que os guste y que sea más barata. Otras opciones de frutas para hacer mermelada son: albaricoque, melocotón, fresa, mandarina, naranja, higos, pera, manzana o ciruelas.

La cantidad de azúcar y agua a echar en cada una depende del dulzor que la propia fruta tenga y de su cantidad de agua, pero podéis ir probando la mermelada mientras la hacéis e ir rectificando de los dos hasta obtener la consistencia y el sabor deseados. También el tiempo de cocción varía, según la dureza de la fruta. En general, se deben dejar cocinando hasta que las piezas estén blandas.

La base de las mermeladas es la misma: Fruta + Azúcar + Agua (si es necesaria) + Espesante (si queréis más espesa). A continuación los pasos para hacer esta mermelada rápida de frambuesa:

mermelada rápida de frambuesa

Instrucciones

0/0 Pasos realizados
  1. Lavamos y cortamos la fruta en trozos pequeños.
  2. Ponemos en la cazuela junto con el azúcar y calentamos a fuego medio, removiendo un par de veces para integrar.
  3. Dejamos cocer 10 minutos, moviendo para que no se pegue.
  4. Incorporamos la fécula de maíz disuelta en un poco de agua fría.
  5. Removemos bien y dejamos cocer 5 minutos más o hasta alcanzar la consistencia deseada.
  6. Trituramos si queremos una mermelada más fina.
  7. Conservar en un tarro

 

Consejos

  • Cuanto más pequeños cortemos los trozos de fruta, antes se hará la mermelada, más fina quedará y además se conservarán mejor sus nutrientes.
  • Se puede sustituir el azúcar por otro endulzante, pero cada uno tiene un poder endulzante diferente, por lo que deberéis ir probando hasta conseguir el dulzor deseado.
  • Los endulzantes líquidos no aportan tanta consistencia a la mermelada final, por lo que podéis añadir un poquito más de fécula de maíz si queréis espesarla más.
  • Una vez hecha guardamos en un tarro hermético y conservamos en la nevera. Aguanta bien 7-10 días.

 

¿Os ha gustado esta receta de mermelada rápida de frambuesa? Ayúdanos compartiéndola en tus redes sociales.